ITC E INESCOP TRABAJAN JUNTOS PARA MEJORAR LA SEGURIDAD DE LOS PEATONES EN SU TRÁNSITO DIARIO 
 
 

Castellón, 11 de Noviembre de 2010.- El Instituto de Tecnología Cerámica (ITC) y el Instituto Tecnológico del Calzado (INESCOP), ambos miembros de REDIT, la red de institutos tecnológicos de la Comunitat Valenciana, han decidido unir su experiencia y conocimientos en el proyecto titulado: “Estudio integral de los mecanismos de fricción asociados a diferentes condiciones de tránsito peatonal”, cuyo desarrollo abarca el periodo 2009-2011 y que tiene por objetivo el análisis de qué tipo de factores influyen en la seguridad de las personas en su desplazamiento a pie, generando conocimiento respecto a los procesos de fricción en las diferentes combinaciones de tipologías de superficies, calzados, condiciones de marcha y elementos interfaciales. Gracias a estos conocimientos se podrá contribuir a la disminución de los accidentes por resbalamiento y a la mejora, por tanto, de la seguridad personal.

El proyecto cuenta con la financiación del Ministerio de Ciencia e Innovación y los Fondos Europeos FEDER de Desarrollo Regional y, junto al ITC e Inescop, también colaboran el Centro Tecnológico del Mármol (CTMármol) y el Instituto Tecnológico de Andalucía (IAT).

El resultado del proyecto beneficiará a los fabricantes de calzado en dos sentidos: de un lado, les permitirá desarrollar productos de mayor valor añadido, diferenciándolos de sus competidores, fundamentalmente asiáticos. Por otro lado, ayudará a incrementar la seguridad, evitando las peligrosas e inesperadas caídas de los peatones, que muchas veces terminan en lesiones graves.

SEGURIDAD Y DIFERENCIACIÓN

La seguridad y el confort tanto del calzado de uso diario como de uso profesional son factores cada vez más importantes a tener en cuenta. Con una adecuada selección de materiales y diseño del pavimento, se pueden evitar multitud de lesiones por caídas como consecuencia de deslizamientos. Este interés es igualmente compartido por los fabricantes de pavimentos (cerámicos, mármol, etc.), ya que la superficie sobre la que pisa el zapato y sus posibles contaminantes son un factor clave y decisivo a considerar, en igual medida que el calzado, a la hora de prevenir este tipo de lesiones por resbalamiento.

Pero si importante es para las personas no sufrir caídas, también son trascendentes los beneficios que puede reportar este estudio para el funcionamiento de las empresas, ya que evitar caídas erradica las bajas laborales de los trabajadores, con lo que ello implica de coste económico.

La legislación vigente en la Unión Europea establece claramente los requisitos de  seguridad de calzado de protección, entre los cuales están las propiedades antideslizantes del mismo. A pesar de ello, siguen ocurriendo numerosos accidentes en el ámbito laboral relacionados con caídas al mismo nivel, de las cuales, el mayor porcentaje se atribuye a resbalones, un 44,2%; un 41,4%, a tropiezos; y un 14,4%, a torceduras. Esto pone de manifiesto que la legislación normativa existente en cuanto al resbalamiento del calzado es insuficiente en determinados casos. Esto es debido a que existe una gran variedad de combinaciones de pavimentos y  contaminantes frente a los cuales el calzado de seguridad podría no estar preparado.

Lo mismo ocurre con las administraciones públicas, ya que cada vez son más frecuentes las demandas y reclamaciones por parte de ciudadanos que denuncian a un ayuntamiento por las lesiones y consecuencias vividas tras una caída en la vía pública.

Los resultados del estudio desarrollado por ITC e INESCOP redundarán, asimismo, en que los fabricantes de calzado podrán obtener un  producto de mayor calidad con nuevas prestaciones, aportando un valor añadido y diferencial de sus competidores, lo que repercutirá en un mejor posicionamiento del producto en el mercado.

© ITC-AICE, 2013
Tel.: +34 964 34 24 24 | Fax: +34 964 34 24 25
AENORRED ITIMPIVAFondo Europeo de Desarrollo Regional